12 dic. 2010

Fuera de lugar

Cuando lo vi hace unos meses me pareció una historia conmovedora. Si no habéis visto antes este corto, realmente os recomiendo que lo hagáis.
Habla sobre un anciano cuya hija le ha llevado a una residencia por problemas de Alzheimer.


4 comentarios:

  1. Acabo de ver este cortometraje y me ha encantado. Es una historia muy conmovedora, como dice Loreto..., también es una historia tierna, dulce y, al mismo tiempo, es muy triste... Me ha gustado mucho, porque refleja una realidad: cualquier historia real donde hay familias con personas mayores con ese problema... es una historia similar a ésta (por no decir igual). Me da mucha pena que a las personas mayores les pasen cosas así... no es justo... pero sucede... Y, por desgracia, a algunos de nosotros... nos sucederá...
    Gracias por compartir esta historia, que nos hace pensar en las personas mayores, para mirarles más de cerca, para ponernos un poco en su lugar... (todos tenemos abuelos o padres mayores y es triste pensar que esto les pueda pasar...).
    El mensaje que he sacado del corto: no dejemos nunca de darles nuestro cariño... pase lo que pase... siempre debemos estar a su lado.

    ResponderEliminar
  2. Que relato más bonito y conmovedor...y nunca mejor dicho representa la realidad total. Esas personas necesitan mucho cariño y gente que les acompañe y les haga sentirses útiles.
    Yo me relaciono mucho con el vídeo porque hace un año lo sufrí con mi abuelo y se pasaa muy mal pero hay muchos recuerdos que jámas los podrás olvidar...
    Si alguna vez os pasa no hagaís como la hija ingresarlo en una residencia...atendezlo todo el tiempo del mundo que podaís que la vida se pasa en un segundo y nunca se puede rectifica.

    ResponderEliminar
  3. Es una manera maravillosa de enseñarnos lo que es esta enfermedad, lo que sufre el enfermo y lo que sufren los que están a su lado al no ser reconocidos. Es una pena, pero es así.

    Cuidemos y ayudemos a nuestros mayores igual que ellos nos cuidaron cuando fuimos pequeños.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado mucho este cortometraje y de hecho me ha traido recuerdos ya que un familiar ha padecido esta terrible enfermedad y es muy duro que te vea y no te reconozca, pero por eso no teneís que ingresarlo en una residencia ¡porfavor! a pesar de que el enfero sufre y de que los que le cuidan más todavía, al final son personas con las que te diviertes mucho, os lo aseguro.
    Un saludo. MIRIAM CONEJO.

    ResponderEliminar